Jeff Buckley: No espero ser recordado, espero que la música sí

Columnas  ·  6 Jul, 2016  ·  por

 

Con un gran talento, abandona lo terrenal, dejando su música, su gran legado. Tanto la que pudo pasar por sus manos como la que se sigue liberando hasta este año. Recordamos a Buckley y revisamos «You and I».

El pasado 29 de mayo se cumplieron 19 años desde la muerte de «Scotty Moorhead», más conocido como Jeff Buckley.

Han sido unos años muy difíciles, donde el mundo de la música nunca se ha consolado con la partida del músico-Y como no?- todos nos lamentamos su temprana partida, más además en un muy buen momento de su carrera.

Pasó gran parte de su vida combatiendo con sus demonios. ¿El más grande? la relación que tenía con su padre, y a pesar que solo pasó una semana de su vida  con él cuando tenía 8 años, solo eso bastó para una vida de trancas e incertidumbres respecto a su destino, su rol en la música, y la responsabilidad que él tenía por su abandono. Al igual que él, su padre, Tim Buckley muere joven a causa de una sobredosis de heroína a los 28 años.

Era el año 1991,  plena época del grunge, y luego de comenzar a encumbrar una carrera amateur con bandas de covers en su ciudad natal, es invitado a Nueva York donde se une a un tributo a su padre en la iglesia St Ana, en Brooklyn. Todos quedaron impresionados con el evidente parecido físico, pero también con su talentosa voz,  un rango vocal de cuatro octavas y media, que no es menor, y a muchos les paró los pelos. Se fue a vivir a Nueva York, y se hizo músico frecuente del Café Sin-é, que fue un lugar seguro, tranquilo, ubicado en la calle St. Mark´s 122, en Manhattan, con una mística muy informal, perfecta para Jeff y sus interminables sesiones de covers y demases.

Le ofrecen un contrato en Columbia Records para dos discos, en eso puede lanzar un EP con 4 temas entre ellos covers y originales, de los temas de Café Sin-é y un LP.

candle

Foto Promocial para «Grace» 1994 (Columbia Records)

Trabaja en “Grace(Columbia Records), que se lanza 1994, que al comienzo no recibe tan buena recepción por la prensa como se esperaba, luego fue tomando forma y terminó siendo ovacionado por la crítica y sus pares. Músicos como Thom Yorke, Bob Dylan, Paul McCartney, David Bowie, lo consideran de sus discos favoritos. Incluso para Radiohead, Buckley marcó el inicio de su carrera, cuenta Thom York tras grabar sus primeros demos luego de asistir a un concierto de Jeff en septiembre del 94´, lo sintieron tan intenso e inspirador, que se fueron corriendo a grabar 4 primeros demos de su primer disco y luego se lanzó a llorar.

Grace es una genialidad, una exquisitez, tanto como un buen corte de temas originales de Buckley (Como “Last Goodbye”, su hermosa “Lover you should´ve come over”, “Eternal Life”), otras con Gary Lucas (ex guitarrista de Capitain Beef heart) como “Mojo Pin”, “Grace”, y covers como “Lilac Wine”, “Corpus Christi Carol”, y la famosa “Hallellujah”, que aunque el mismo Cohen la considera muy buena, confesó que su favorita es la de Rufus Wainwright.(¿Será porque la hija de Cohen prestó su vientre para gestar a sus hijos quizás?)

Y hablando de Rufus, también él en su concierto en Chile en Nescafé de las Artes, en mayo del 2013, le dedica “Memphis Skyline” a Jeff. Cuenta que asistió a algunos shows del músico en NY, y él aprovechaba de vender sus primeros discos al público de Buckley, lo recuerda como un músico muy talentoso.

Luego de los tiempos de “Grace”, el músico vuelve al estudio, se retira a Memphis, junto a un amigo, a grabar demos en cassettes, solo su guitarra y su voz, esa noche del 29 de Mayo de 1997 desaparece al sumergirse en el río Wolff, luego se encuentra su cuerpo tres días después en las corrientes del río. La autopsia descartó uso de drogas, por el especulado suicidio. A pesar de eso, el misterio de su muerte persiste.

Luego de su muerte su madre tomo las riendas de sus proyectos inconclusos. El 98` “Sketches for My Sweet heart the Drunk”, fue el resultado de esos demos a medio terminar, que no tuvo la crítica que se esperaba.

Bueno y variados documentales y versiones “Legacy”, y 1,2,3 y 4 de Live at Sin-é.

Éste año se libera “You and I”, álbum póstumo, cuenta con covers de Family Stone, Led Zeppelin, The Smiths, además de material inédito («el» tema homónimo). Sin embargo la crítica no lo recibió muy bien, más bien como un disco sobrevalorado, difícilmente comparable con “Grace”. Sin las manos de Buckley involucradas en estos proyectos, su familia y cercanos, contempla otros discos en futuro ya que dejó mucho material.

Te dejamos esta interpretación de «Dido´s Lament«, en el Queen Elizabeth Hall, Londres, en el Festival Meltdown, 1994.  Ésta es una pieza de ópera de Henry Purcell «Dido y Eneas» que relata la desesperación de Eneas al tener que abandonar a Dido por ir a la guerra. Buckley fue invitado a este Festival por Elvis Costello, y junto a una pianista Catalina Edwards, violinista Ian Belton y Phillip Sheppard en el cello. Comenta éste último que Buckley llega al ensayo, con jeans negros, camisa suelta, que notaba su evidente delgadez, saca del bolsillo la música, garabateada, con muchas notas altas marcadas con lápiz. Comenzó a cantar, en una sala llena de músicos clásicos, «esa voz, -pensó- nadie puede cantar así, alguien que no tiene la preparación para esta música,y se pudo sentir el sentimiento de dolor, que salía de su cuerpo, retorciéndose, parecía que tenía otro sentido que solo música clásica», recuerdan Sheppard y Costello.

– «¿Como quieres ser recordado?»

– «Como un buen amigo, bueno, en realidad, no quiero ser recordado, espero que la música sea recordada»

(Jeff Buckley, Extracto de Documental «Everybody Here Wants You»)