La resistencia al cambio: Disco Demolition Night

Especiales  ·  2 Mar, 2020  ·  por

En días como hoy, que vivimos un despertar social y con ello una radicalización políticosocial de las más importantes de la historia de nuestro país, con sectores ultraconservadores que critican la violencia mientras a través de sus gestos la propagan más que el coronavirus. Se me viene a la mente una de las noches más tristes, violentas, conservadoras y racistas de la historia de la música, que ocurrió en Chicago hace más de 40 años.

Chicago en los 70’s vivía las transformaciones sociales que afectaban a los EEUU postguerra de Vietnam, principalmente la gente estaba cansada de los ejes políticos que dominaban, el país caía en una crisis institucional, en un descontento social y en una desaprobación generalizada. Desde la juventud, se alzaba un movimiento social que tenía como emblema los cambios culturales y donde la música fue muy importante.

Durante esta era, las influencias de ritmos africanos se expandían por todo América, todo el continente tenía influencia de los ritmos de música del continente salvaje, Norteamérica no era la excepción y durante los años que precedieron a la década de los 70’s Chicago iba a presenciar más de alguna revolución en torno a la música. Durante los decenios anteriores, una oleada de migrantes centroamericanos provenientes de Cuba, Haití, Puerto Rico, entre otros países, habían llegado a EEUU y con ello, ritmos Afrocaribeños que se fusionan con el Rhythm and Blues, el Soul y el Jazz, dando como resultado el Funky, género que daría a mediado de los 70’s vida al fenómeno Disco y que tendría su gran apogeo cultural en 1977 con la película “Fiebre de Sábado por la Noche” con John Travolta y Karen Lynn Gorney como actores principales, el primero representando a un joven blanco de descendencia italoamericana que tiene emocionantes aventuras yendo a la “Disco” los días sábados a bailar y pelearse con latinos, pero que el resto de su semana es un basura. Nadie puede negar que esto tuvo un alto impacto cultural a nivel mundial hasta la actualidad.

Tras el apogeo de la música disco, las emisoras que tocaban Rock pasan tocar el genero de moda, el impacto que había generado el avance de los medios de comunicación audiovisual a nivel mundial lograban que la banda sonora de Fiebre de Sábado por la Noche terminara con 5 temas de los Bee Gees en el Top 10 del Billboard. Esto significó que mucha gente conservadora viera como los valores afroamericanos, latinos, feministas, homosexuales y nuevos liberales se posicionaran culturalmente.

Así fue como John Dahl, un conservador y trabajador radial, pierde su trabajo como consecuencia de su rechazo al cambio, con lo que comienza una encarnizada campaña en contra del género Disco, que guarda tras su discurso un tono de racismo e intolerancia a las nuevas expresiones culturales. Un 12 de Julio de 1979, Dahl, tras una gran campaña publicitaria, llena de sobremanera el estadio de los Medias Blancas de Chicago (hasta hoy es el día con mayor afluencia de dicho estadio) con una promoción en la cual ofrecía un descuento de la entrada si la gente llevaba un vinilo de música Disco, con el fin de dinamitar toda es música en el entretiempo.

Ese día jugaba el equipo de béisbol de Chicago contra el de Detroit (Detroit Tigers). Terminó ganando Detroit por default, ya que el segundo tiempo jamás se pudo jugar. Luego de dinamitar una enorme pila de vinilos de música Disco, Dahl animó a la gente a gritar consignas contra la música Disco, que se volvieron cada vez más desatadas, hasta que la gente saltó al terreno de juego, rompiendo, saqueando e incendiando todo. Aunque los cánticos eran en contra de la música disco, se ha considerado este incidente como un evento a favor del racismo y en contra de la homosexualidad. El contexto sociocultural donde este evento ocurre, lleva por antecedente una seguidilla de actos violentos en contra de la población afroamericana, latina, feminista y homosexual, de parte de los conservadores que se resistían al cambio de las políticas progresistas que aclamaban las minorías de dicha época, muchas veces, apoyados por la policía y los grupos de poder.

Sin duda el Disco Demolition Night es uno de los hitos en la música más tristes y rechazables desde el punto de vista de la diversidad y la tolerancia. Pero más impactante aún, es ver como se repite la historia entre los pueblos, como los más acomodados y conservadores son resguardados por las fuerzas de orden -e inclusive llegan a marchar junto a ellos- en una forma de resistirse a los cambios políticos y sociales que la gente necesita.

La música Disco, como género, de todas maneras, estaba en decadencia debido a su explotación de parte de la industria musical y si bien dejó de ser tan popular, nos entregó una gran impronta a la cultura popular, no sin antes evolucionar a lo que sería el House, un género que vio sus inicios en Chicago en los años 80’s y que se mantiene estoico hasta el día de hoy, siendo uno de los cimientos de la música electrónica junto al Techno -su hermano- nacido en Detroit.