Mi encuentro imaginario con Gustavo

Especiales  ·  4 Sep, 2014  ·  por

Gustavo_01

Hoy me tocó tomar el té con unos de mis ídolos: Gustavo Cerati, para la entrevista de ésta semana en nuestra revista. Nos juntamos a conversar de sus últimos proyectos, y su próximo retorno a fines de éste 2014 con su nuevo disco doble con colaboración de algunos músicos tanto chilenos como argentinos.

Llega un poco tarde, llevaba unos lentes oscuros, el pelo desordenado, una barba descuidada de unos 7 días que ya es más gris que castaña, unos jeans negros, una polera azul que decía, Pacific!,una de sus bandas favoritas, y una chaqueta negra al hombro, nos sentamos a conversar en un café del centro de Buenos Aires. Un tipo de caminar tranquilo, muy culto, respetuoso y relajado.

Conversamos respecto a su última gira Fuerza Natural, de hace 4 años atrás donde luego del percance en Caracas, tras unos días de hospitalización por un “recargo de trabajo”, retomó sus actividades completando las últimas fechas de Latinoamérica.

Ahora desde hace un año se encuentra en estudio mezclando su último trabajo con fecha para fines de este 2014, esperamos ansiosos los nuevos sonidos de Gustavo.

 

Luego de marcar la historia y trascender en el rock en esta punta del continente, con Soda Stereo, Gustavo comienza su carrera solista y luego de varios discos donde pudo desarrollar sus potencialidades hasta el límite, nos cuenta que ya está algo cansado. Han sido ya varios años del ajetreo de giras y tours, quizás en unos años más hará lo de The Beatles, haciendo música solo desde el estudio -se ha reconocido las canas- y quiere llevar la vida con más calma, llegar tan bien como McCartney a sus años. Aunque se encuentra entusiasmado por lo que se viene para éste año para el disco nuevo, que asegura que tendrá una gira que comenzará como siempre en Argentina y luego Chile.

Se termina su café, amablemente me firma mi disco “Bocanada”, se despide, se pone la chaqueta, y se va. Miro mi disco, y leo: “Hasta siempre, con cariño, Gustavo Cerati…”

Ésta es mi catarsis, mi despedida, y pienso que la de todos, te metiste dentro de nuestra piel, solo al cerrar los ojos y sentir como vibra en el pecho, una frase, un acorde, un riff, una melodía que hará un loop hasta la eternidad.

Gracias por venir, tu verbo vivirá en nuestra carne.

Porque la música es eterna y Gustavo, tú lo serás con ella…